Cuidados y mantenimiento de los colchones

Cuando dormimos transpiramos y todo queda en el colchón, provocando así la aparición de ácaros y humedad interior, por esto muy importante limpiar regularmente el colchón ya que diariamente está en contacto con el  cuerpo.

Si sometes tu colchón a unos buenos cuidados diariamente, tendrá una vida más larga. Las siguientes pautas de limpieza son las recomendables para mantener una buena higiene, y por lo tanto una mayor duración de tu colchón.

  • Proteger el colchón con una funda de algodón o un cubrecolchón acolchado alargará la vida de tu colchón y lo mantendrá limpio.

  • Sacude y airea tu colchón a diario, con 15 minutos será suficiente para limpiar el polvo y la humedad acumulados. Evita hacer la cama nada más levantarte para que pueda ventilarse. Una vez al año, debes airearlo al lado de una ventana durante varias horas.

  • Pasa la aspiradora una vez al mes para retirar el polvo y los ácaros que no se limpian sólo con airear tu colchón. No lo mojes ni uses productos de limpieza líquidos.

  • Gira y/o voltea tu colchón. Los colchones con una cara útil, se deben girar periódicamente de los pies a la cabeza y a la inversa (nunca voltearlo, ya que sólo la cara con material viscoelástico es apropiada para dormir). Los colchones con dos caras útiles se deben voltear entre dos y cuatro veces al año. De esta manera se distribuye el esfuerzo soportado por el colchón en ambas caras, así el desgaste es gradual y evita la deformación. Para realizar estos pasos, debes seguir las instrucciones de cada fabricante.

  • Nunca dobles ni pliegues un colchón (excepto las colchonetas articuladas) ya que se dañaran los materiales y no recuperará su forma.

  • No saltes ni te pongas en pie sobre tu colchón, ni permitas que nadie lo haga, puede parecer divertido pero el colchón se daña mucho y puede romperse la base.

  • Al desembalar tu colchón nuevo, déjalo unas horas en un lugar ventilado. Al llevar algún tiempo embalado, es posible que tenga algo de olor que desaparecerá en unas horas.

  • Debes olvidarte de probar con “trucos de la abuela” como empapar la superfície remedios caseros o limpiar en seco con cualquier producto químico. Hay muchas empresas especializadas en la limpieza de todo tipo de colchones donde puedes llevar tu colchón para una limpieza óptima o pueden aconsejarte lo más correcto.

  • Si usas una base inadecuada para tu tipo de colchón o una base en mal estado puede restarle efectividad a éste. No uses un colchón nuevo sobre un somier de malla metálica.

  • Ante cualquier consulta sobre mantenimiento o lavado de tu equipo de descanso, no dudes en ponerte en contacto con el fabricante, ya que conocen su producto mejor que nadie.